Madurez en el sufrimiento: El Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. (1 Pedro 5:10)

Un llamado del cristiano a la gloria tiene que ir por la senda del sufrimiento. El versículo de hoy explica por qué. El sufrimiento es el método de Dios para que su pueblo madure espiritualmente. Lo complace cuando soportamos con paciencia la prueba que afrontamos en el camino. El sufrimiento es parte del plan de Dios a fin de preparar a su pueblo para la gloria.

El apóstol Pedro dijo esto respecto al valor del sufrimiento: “En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo” (1 P. 1:6-7). Dios permite el sufrimiento como una confirmación de nuestra fe. También produce paciencia, aunque la paciencia es una virtud que no necesitaremos en la eternidad; no habrá razón alguna para la impaciencia allí. Pero además de esos beneficios, el sufrimiento aumenta nuestra capacidad de alabar, honrar y glorificar a Dios, y eso es algo que usaremos por toda la eternidad.

www.gracia.org

 

2 RAZONES DE LA INCOMPATIBILIDAD DE PRACTICAR DEL PECADO DIARIAMENTE Y PARTICIPAR DE LA CENA: 1 ª CORINT. 10 : 14 AL 22

Dejamos a su disposición el mensaje correspondiente al Domingo 1º de Marso del 2015, esperando sea de bendición y enseñanza.

http://www.mediafire.com/listen/029jg0cgbz0sgl6/1%C2%AA+CORINT+10+DEL+14+AL+22+++LA+INCOMPATIBILIDAD+DE+PARTICIPAR+EN+PECADO+DIARIAMENTE+Y+PARTICIPAR+DE+LA+CENA.mp3

TEXTO DE LA BIBLIA:

1Co 10:14 Por tanto, amados míos, huid de la idolatría.
1Co 10:15 Como a sensatos os hablo; juzgad vosotros lo que digo.
1Co 10:16 La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?
1Co 10:17 Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan.
1Co 10:18 Mirad a Israel según la carne; los que comen de los sacrificios, ¿no son partícipes del altar?
1Co 10:19 ¿Qué digo, pues? ¿Que el ídolo es algo, o que sea algo lo que se sacrifica a los ídolos?
1Co 10:20 Antes digo que lo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios.
1Co 10:21 No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.
1Co 10:22 ¿O provocaremos a celos al Señor? ¿Somos más fuertes que él?

 

 

3 NO como advertencia para no quedar descalificado del servicio cristiano: ( 1ª Corintios 10:1-13)

Dejamos a su disposición el mensaje correspondiente al Domingo 22 de Febrero del 2015, esperando sea de bendición y enseñanza.

http://www.mediafire.com/listen/n5g1c8977reqg2a/1ª_Corintios_10_del_1_al_13.mp3

TEXTO DE LA BIBLIA:

1Co 10:1 Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar;
1Co 10:2 y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar,
1Co 10:3 y todos comieron el mismo alimento espiritual,
1Co 10:4 y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.
1Co 10:5 Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto.
1Co 10:6 Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron.
1Co 10:7 Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar.
1Co 10:8 Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil.
1Co 10:9 Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes.
1Co 10:10 Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor.
1Co 10:11 Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos.
1Co 10:12 Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.
1Co 10:13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

 

 

¿Cree verdaderamente en Dios? [Abraham] tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios. (Romanos 4:20)

Decir que se cree lo que Dios ha dicho es mucho más fácil que confiar en Él verdaderamente. Por ejemplo, muchos que afirman que “Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas” (Fil. 4:19) caen en la ansiedad cuando afrontan dificultades económicas.

 

También la Biblia dice que, si damos generosamente con los motivos correctos, Dios nos recompensará (Mt. 6:3-4). Muchos dicen que creen también en ese principio, pero les resulta difícil ponerlo en práctica. Muchos cristianos también temen a la muerte, aunque Dios ha dicho que nos dará la gracia que necesitamos para afrontarla y que nos llevará después al cielo.

 

Creer en Dios significa que reconocemos su gloria, que es la suma de todos sus atributos y la plenitud de toda su majestad. Si Él es quien dice que es, entonces se le debe creer. Usted crecerá espiritualmente cuando le diga a Dios: “Si tu Palabra lo dice, lo creeré; si tu Palabra lo promete, lo reclamaré; y si tu Palabra lo ordena, lo obedeceré”.

www.gracia.org

3 ASPECTOS DEL PODER DE JESÚS: Marcos 5:1-20

Dejamos a su disposición el mensaje correspondiente al Domingo 15 de febrero de 2015, esperando que sea de bendición y enseñanza.

La predicación estubo a cargo de un Pastor invitado de Villa de Mayo a pocos km. de San Miguel: Pastor Jorge López.

http://www.mediafire.com/listen/pr5dnxpfxy7vd0t/Predicacion_Pastor_Jorge_Lopez_15_de_febrero_2015.mp3

TEXTO DE LA BIBLIA

Mar 5:1 Vinieron al otro lado del mar, a la región de los gadarenos.
Mar 5:2 Y cuando salió él de la barca, en seguida vino a su encuentro, de los sepulcros, un hombre con un espíritu inmundo,
Mar 5:3 que tenía su morada en los sepulcros, y nadie podía atarle, ni aun con cadenas.
Mar 5:4 Porque muchas veces había sido atado con grillos y cadenas, mas las cadenas habían sido hechas pedazos por él, y desmenuzados los grillos; y nadie le podía dominar.
Mar 5:5 Y siempre, de día y de noche, andaba dando voces en los montes y en los sepulcros, e hiriéndose con piedras.
Mar 5:6 Cuando vio, pues, a Jesús de lejos, corrió, y se arrodilló ante él.
Mar 5:7 Y clamando a gran voz, dijo: ¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te conjuro por Dios que no me atormentes.
Mar 5:8 Porque le decía: Sal de este hombre, espíritu inmundo.
Mar 5:9 Y le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y respondió diciendo: Legión me llamo; porque somos muchos.
Mar 5:10 Y le rogaba mucho que no los enviase fuera de aquella región.
Mar 5:11 Estaba allí cerca del monte un gran hato de cerdos paciendo.
Mar 5:12 Y le rogaron todos los demonios, diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos.
Mar 5:13 Y luego Jesús les dio permiso. Y saliendo aquellos espíritus inmundos, entraron en los cerdos, los cuales eran como dos mil; y el hato se precipitó en el mar por un despeñadero, y en el mar se ahogaron.
Mar 5:14 Y los que apacentaban los cerdos huyeron, y dieron aviso en la ciudad y en los campos. Y salieron a ver qué era aquello que había sucedido.
Mar 5:15 Vienen a Jesús, y ven al que había sido atormentado del demonio, y que había tenido la legión, sentado, vestido y en su juicio cabal; y tuvieron miedo.
Mar 5:16 Y les contaron los que lo habían visto, cómo le había acontecido al que había tenido el demonio, y lo de los cerdos.
Mar 5:17 Y comenzaron a rogarle que se fuera de sus contornos.
Mar 5:18 Al entrar él en la barca, el que había estado endemoniado le rogaba que le dejase estar con él.
Mar 5:19 Mas Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti.
Mar 5:20 Y se fue, y comenzó a publicar en Decápolis cuán grandes cosas había hecho Jesús con él; y todos se maravillaban.

 

Bosque

TRES CONVICCIONES QUE SOSTIENE EL MINISTERIO DE PABLO ( 1ª Corintios 9: 15-27)

Dejamos a su disposición el mensaje correspondiente al Domingo 8 de Febrero del 2015, esperando sea de bendición y enseñanza.

http://www.mediafire.com/listen/c2hu3a4req4adr1/1Corintios_9;_15-27_Tres_convicciones_que_sostenían_el_ministerio_de_Pablo.mp3

TEXTO DE LA BIBLIA:

1Co 9:15 Pero yo de nada de esto me he aprovechado, ni tampoco he escrito esto para que se haga así conmigo; porque prefiero morir, antes que nadie desvanezca esta mi gloria.
1Co 9:16 Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio!
1Co 9:17 Por lo cual, si lo hago de buena voluntad, recompensa tendré; pero si de mala voluntad, la comisión me ha sido encomendada.
1Co 9:18 ¿Cuál, pues, es mi galardón? Que predicando el evangelio, presente gratuitamente el evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el evangelio.
1Co 9:19 Por lo cual, siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número.
1Co 9:20 Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley;
1Co 9:21 a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley.
1Co 9:22 Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos.
1Co 9:23 Y esto hago por causa del evangelio, para hacerme copartícipe de él.
1Co 9:24 ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.
1Co 9:25 Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.
1Co 9:26 Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire,
1Co 9:27 sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.

Despojándonos del peso del pecado: Despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante. (Hebreos 12:1)

Cada vez que nos excusamos por nuestro pecado, estamos culpando a Dios. Adán lo hizo cuando Dios le preguntó acerca del comer el fruto prohibido. Él respondió: “La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí” (Gn. 3:12). Adán no aceptó la responsabilidad de su pecado, sino que culpó a Dios, de que le había dado a Eva.

El pecado nunca es culpa de Dios, ni es la culpa de una persona o circunstancia que Dios trajo a nuestra vida. El excusar el pecado pone en tela de juicio a Dios por algo que solo es nuestra culpa. Si decide castigarnos es porque lo merecemos.

Por eso la confesión de pecado es indispensable para el crecimiento espiritual. Cuando acepte la realidad de su pecado y lo confiese, tiene menos peso muerto que lo arrastre hacia abajo en el proceso de crecimiento. Como lo indica el versículo de hoy, aumentará su crecimiento cuando se despoje del peso del pecado mediante la confesión.

www.gracia.org

4 ARGUMENTOS QUE RESPALDAN A SU DERECHO AL SOSTÉN ECONÓMICO: (1ª Corintios 9:1-14)

 

Dejamos a su disposición el mensaje correspondiente al Domingo 1 de Febrero del 2015, esperando sea de bendición y enseñanza.

http://www.mediafire.com/listen/rpjoctb1d35c7ws/1ª_Corintios_9_DEL_1_AL_14_CUATRO_ARGUMENTOS.mp3

TEXTO DE LA BIBLIA:

1Co 9:1 ¿No soy apóstol? ¿No soy libre? ¿No he visto a Jesús el Señor nuestro? ¿No sois vosotros mi obra en el Señor?
1Co 9:2 Si para otros no soy apóstol, para vosotros ciertamente lo soy; porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor.
1Co 9:3 Contra los que me acusan, esta es mi defensa:
1Co 9:4 ¿Acaso no tenemos derecho de comer y beber?
1Co 9:5 ¿No tenemos derecho de traer con nosotros una hermana por mujer como también los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, y Cefas?
1Co 9:6 ¿O sólo yo y Bernabé no tenemos derecho de no trabajar?
1Co 9:7 ¿Quién fue jamás soldado a sus propias expensas? ¿Quién planta viña y no come de su fruto? ¿O quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del rebaño?
1Co 9:8 ¿Digo esto sólo como hombre? ¿No dice esto también la ley?
1Co 9:9 Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado de los bueyes,
1Co 9:10 o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto.
1Co 9:11 Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segáremos de vosotros lo material?
1Co 9:12 Si otros participan de este derecho sobre vosotros, ¿cuánto más nosotros? Pero no hemos usado de este derecho, sino que lo soportamos todo, por no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo.
1Co 9:13 ¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al altar, del altar participan?
1Co 9:14 Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.

 

 

 

Deseoso de servir: Así que, en cuanto a mí, pronto estoy a anunciaros el evangelio también a vosotros que estáis en Roma. (Romanos 1:15)

¿Se siente feliz y entusiasta al cumplir la responsabilidad que Dios le ha encomendado? Como se puede decir, según el versículo de hoy, que fue la actitud de Pablo. Estaba dedicado por completo a hacer la obra del ministerio. Nunca su propia vida fue lo más importante. La vida tenía un solo propósito para él, y era el hacer la voluntad de Dios. Siempre estuvo deseoso de predicar.

 

Pablo era como un caballo de carreras en el portalón o un corredor de carreras cortas en el punto de partida, esperando ganar la victoria. Dios tenía que sujetarlo de vez en cuando porque estaba demasiado deseoso de correr. ¿Está deseoso de servir? ¿Es esa la clase de servicio que usted presta o algunos tienen que aguijonearlo con toda su fuerza para hacer que participe? Si su servicio a Cristo es de todo corazón, entonces estará deseoso de servir.

www.gracia.org

La importancia de equilibrar la teología con la relación unos con otros: (1ª Corintios 8: 1 al 13)

Dejamos a su disposición el mensaje correspondiente al Domingo 25 de Enero del 2015, esperando sea de bendición y enseñanza.

http://www.mediafire.com/listen/nhnv28z1it9p29n/1ª_CORINTIOS_8_DEL_1_AL_13.mp3

TEXTO DE LA BIBLIA:

1Co 8:1 En cuanto a lo sacrificado a los ídolos, sabemos que todos tenemos conocimiento. El conocimiento envanece, pero el amor edifica.
1Co 8:2 Y si alguno se imagina que sabe algo, aún no sabe nada como debe saberlo.
1Co 8:3 Pero si alguno ama a Dios, es conocido por él.
1Co 8:4 Acerca, pues, de las viandas que se sacrifican a los ídolos, sabemos que un ídolo nada es en el mundo, y que no hay más que un Dios.
1Co 8:5 Pues aunque haya algunos que se llamen dioses, sea en el cielo, o en la tierra (como hay muchos dioses y muchos señores),
1Co 8:6 para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.
1Co 8:7 Pero no en todos hay este conocimiento; porque algunos, habituados hasta aquí a los ídolos, comen como sacrificado a ídolos, y su conciencia, siendo débil, se contamina.
1Co 8:8 Si bien la vianda no nos hace más aceptos ante Dios; pues ni porque comamos, seremos más, ni porque no comamos, seremos menos.
1Co 8:9 Pero mirad que esta libertad vuestra no venga a ser tropezadero para los débiles.
1Co 8:10 Porque si alguno te ve a ti, que tienes conocimiento, sentado a la mesa en un lugar de ídolos, la conciencia de aquel que es débil, ¿no será estimulada a comer de lo sacrificado a los ídolos?
1Co 8:11 Y por el conocimiento tuyo, se perderá el hermano débil por quien Cristo murió.
1Co 8:12 De esta manera, pues, pecando contra los hermanos e hiriendo su débil conciencia, contra Cristo pecáis.
1Co 8:13 Por lo cual, si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, no comeré carne jamás, para no poner tropiezo a mi hermano.