LOS EFECTOS DE LA CRUZ EN EL CORAZÓN DE LOS HOMBRES – Lucas 23:26-43

LOS EFECTOS DE LA CRUZ EN EL CORAZÓN DE LOS HOMBRES – Lucas 23:26-43

Dejamos a su disposición el mensaje correspondiente al Domingo 8 de Septiembre del 2019, a cargo del Pastor Adrián Andrada, esperando sea de bendición y enseñanza.

http://www.mediafire.com/file/0bnlgm3v8optr6n/Los_efectos_de_la_cruz_en_el_coraz%25C3%25B3n_de_los_hombres_Lucas_23_del_26_al_43.mp3/file

TEXTO DE LA BIBLIA:

Luc 23:26 Y llevándole, tomaron a cierto Simón de Cirene, que venía del campo, y le pusieron encima la cruz para que la llevase tras Jesús.
Luc 23:27 Y le seguía gran multitud del pueblo, y de mujeres que lloraban y hacían lamentación por él.
Luc 23:28 Pero Jesús, vuelto hacia ellas, les dijo: Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, sino llorad por vosotras mismas y por vuestros hijos.
Luc 23:29 Porque he aquí vendrán días en que dirán: Bienaventuradas las estériles, y los vientres que no concibieron, y los pechos que no criaron.
Luc 23:30 Entonces comenzarán a decir a los montes: Caed sobre nosotros; y a los collados: Cubridnos.
Luc 23:31 Porque si en el árbol verde hacen estas cosas, ¿en el seco, qué no se hará?
Luc 23:32 Llevaban también con él a otros dos, que eran malhechores, para ser muertos.
Luc 23:33 Y cuando llegaron al lugar llamado de la Calavera, le crucificaron allí, y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda.
Luc 23:34 Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes.
Luc 23:35 Y el pueblo estaba mirando; y aun los gobernantes se burlaban de él, diciendo: A otros salvó; sálvese a sí mismo, si éste es el Cristo, el escogido de Dios.
Luc 23:36 Los soldados también le escarnecían, acercándose y presentándole vinagre,
Luc 23:37 y diciendo: Si tú eres el Rey de los judíos, sálvate a ti mismo.
Luc 23:38 Había también sobre él un título escrito con letras griegas, latinas y hebreas: ESTE ES EL REY DE LOS JUDÍOS.
Luc 23:39 Y uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros.
Luc 23:40 Respondiendo el otro, le reprendió, diciendo: ¿Ni aun temes tú a Dios, estando en la misma condenación?
Luc 23:41 Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo.
Luc 23:42 Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.
Luc 23:43 Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.

Author: IBM San Miguel