DE LA DESESPERACIÓN A LA FE VERDADERA: Lucas 8 del 40 al 56

DE LA DESESPERACIÓN A LA FE VERDADERA: Lucas 8 del 40 al 56

Dejamos a su disposición el mensaje correspondiente al Domingo 7 de Agosto del 2016, a cargo del Pastor Adrián Andrada, esperando sea de bendición y esperanza.

http://www.mediafire.com/download/bw9wtx2lb8oa5j1/LUCAS+8+DEL+40+AL+56+DE+LA+DESESPERACI%C3%93N+A+LA+FE+VERDADERA.mp3

TEXTO DE LA BIBLIA:

Luc 8:40 Y aconteció que volviendo Jesús, recibióle la gente; porque todos le esperaban.
Luc 8:41 Y he aquí un varón, llamado Jairo, y que era príncipe de la sinagoga, vino, y cayendo á los pies de Jesús, le rogaba que entrase en su casa;
Luc 8:42 Porque tenía una hija única, como de doce años, y ella se estaba muriendo. Y yendo, le apretaba la compañía.
Luc 8:43 Y una mujer, que tenía flujo de sangre hacía ya doce años, la cual había gastado en médicos toda su hacienda, y por ninguno había podido ser curada,
Luc 8:44 Llegándose por las espaldas, tocó el borde de su vestido; y luego se estancó el flujo de su sangre.
Luc 8:45 Entonces Jesús dijo: ¿Quién es el que me ha tocado? Y negando todos, dijo Pedro y los que estaban con él: Maestro, la compañía te aprieta y oprime, y dices: ¿Quién es el que me ha tocado?
Luc 8:46 Y Jesús dijo: Me ha tocado alguien; porque yo he conocido que ha salido virtud de mí.
Luc 8:47 Entonces, como la mujer vió que no se había ocultado, vino temblando, y postrándose delante de él declaróle delante de todo el pueblo la causa por qué le había tocado, y cómo luego había sido sana.
Luc 8:48 Y él dijo: Hija, tu fe te ha salvado: ve en paz.
Luc 8:49 Estando aún él hablando, vino uno del príncipe de la sinagoga á decirle: Tu hija es muerta, no des trabajo al Maestro.
Luc 8:50 Y oyéndolo Jesús, le respondió: No temas: cree solamente, y será salva.
Luc 8:51 Y entrado en casa, no dejó entrar á nadie consigo, sino á Pedro, y á Jacobo, y á Juan, y al padre y á la madre de la moza.
Luc 8:52 Y lloraban todos, y la plañían. Y él dijo: No lloréis; no es muerta, sino que duerme.
Luc 8:53 Y hacían burla de él, sabiendo que estaba muerta.
Luc 8:54 Mas él, tomándola de la mano, clamó, diciendo: Muchacha, levántate.
Luc 8:55 Entonces su espíritu volvió, y se levantó luego: y él mando que le diesen de comer.
Luc 8:56 Y sus padres estaban atónitos; á los cuales él mandó, que á nadie dijesen lo que había sido hecho.

Author: IBM San Miguel