Titulo: Las evidencias de la resurrección de Cristo en la forma corporal. (Juan 20:1-18)

Titulo: Las evidencias de la resurrección de Cristo en la forma corporal. (Juan 20:1-18)

Dejamos a su disposición el mensaje correspondiente al domingo 7 de julio del 2014, esperando que sea de bendición.

http://www.mediafire.com/listen/0354s6blqcg3daj/Juan_20;_1_-_18.mp3

Las Evidencias:

La piedra arrancada

La guardia romana derrotada

Los lienzos prolijamente ordenados

Las apariciones de Jesús después de haber resucitado:

A María Magdalena

A otras mujeres

A Pedro

A 7 apóstoles en la playa

A Santiago

A todos los apóstoles cuando asciende al cielo.

A Saulo de Tarso camino a Damasco.

TEXTO DE LA BIBLIA:

(Juan 20:1) El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al sepulcro; y vio quitada la piedra del sepulcro.

(Juan 20:2) Entonces corrió, y fue a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel al que amaba Jesús, y les dijo: Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto.

(Juan 20:3) Y salieron Pedro y el otro discípulo, y fueron al sepulcro.

(Juan 20:4) Corrían los dos juntos; pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llegó primero al sepulcro. (Juan 20:5) Y bajándose a mirar, vio los lienzos puestos allí, pero no entró.

(Juan 20:6) Luego llegó Simón Pedro tras él, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos puestos allí,

(Juan 20:7) y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte.

(Juan 20:8) Entonces entró también el otro discípulo, que había venido primero al sepulcro; y vio, y creyó.

(Juan 20:9) Porque aún no habían entendido la Escritura, que era necesario que él resucitase de los muertos.

(Juan 20:10) Y volvieron los discípulos a los suyos.

(Juan 20:11) Pero María estaba fuera llorando junto al sepulcro; y mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro del sepulcro;

(Juan 20:12) y vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados el uno a la cabecera, y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto.

(Juan 20:13) Y le dijeron: Mujer, ¿por qué lloras? Les dijo: Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto.

(Juan 20:14) Cuando había dicho esto, se volvió, y vio a Jesús que estaba allí; mas no sabía que era Jesús.

(Juan 20:15) Jesús le dijo: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, pensando que era el hortelano, le dijo: Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo lo llevaré.

(Juan 20:16) Jesús le dijo: ¡María! Volviéndose ella, le dijo: ¡Raboni! (que quiere decir, Maestro).

(Juan 20:17) Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas vé a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.

(Juan 20:18) Fue entonces María Magdalena para dar a los discípulos las nuevas de que había visto al Señor, y que él le había dicho estas cosas.

Mat 27:62 Al día siguiente, que es después de la preparación, se reunieron los principales sacerdotes y los fariseos ante Pilato,

Mat 27:63 diciendo: Señor, nos acordamos que aquel engañador dijo, viviendo aún: Después de tres días resucitaré.

Mat 27:64 Manda, pues, que se asegure el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vengan sus discípulos de noche, y lo hurten, y digan al pueblo: Resucitó de entre los muertos. Y será el postrer error peor que el primero.

Mat 27:65 Y Pilato les dijo: Ahí tenéis una guardia; id, aseguradlo como sabéis.

Mat 27:66 Entonces ellos fueron y aseguraron el sepulcro, sellando la piedra y poniendo la guardia. Mat 28:1 Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro.

Mat 28:2 Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella.

Mat 28:3 Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve.

Mat 28:4 Y de miedo de él los guardas temblaron y se quedaron como muertos.

Mat 28:11 Mientras ellas iban, he aquí unos de la guardia fueron a la ciudad, y dieron aviso a los principales sacerdotes de todas las cosas que habían acontecido.

Mat 28:12 Y reunidos con los ancianos, y habido consejo, dieron mucho dinero a los soldados,

Mat 28:13 diciendo: Decid vosotros: Sus discípulos vinieron de noche, y lo hurtaron, estando nosotros dormidos.

Mat 28:14 Y si esto lo oyere el gobernador, nosotros le persuadiremos, y os pondremos a salvo.

Mat 28:15 Y ellos, tomando el dinero, hicieron como se les había instruido. Este dicho se ha divulgado entre los judíos hasta el día de hoy.

Hebreos 2:10 Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos.

Luc 24:9 y volviendo del sepulcro, dieron nuevas de todas estas cosas a los once, y a todos los demás.

Luc 24:10 Eran María Magdalena, y Juana, y María madre de Jacobo, y las demás con ellas, quienes dijeron estas cosas a los apóstoles.

Luc 24:11 Mas a ellos les parecían locura las palabras de ellas, y no las creían.

 

Author: IBM San Miguel